ES TU VIDA... ¡O ES LA MÍA!

Lazos de mujer El foro de mujeres y para mujeres.
Foro oficial de Toda Mujer es Bella.
Encuentra el apoyo, consejo, y el compañerismo que necesitas.

Moderador: Moderadores

ES TU VIDA... ¡O ES LA MÍA!

Notapor Doral. el Jue Oct 15, 2015 02:33

[quote="Doral."]
Imagen
ES TU VIDA... ¡O ES LA MÍA!

Imagen

Hay experiencias que nos marcan y quisiéramos quitarlas o borrarlas de nuestra historia de vida, es difícil traerlas sobre la espalda, cargándolas como un fardo abrumador, obstaculizándonos el diario vivir… ¡Ese pasado que tanto nos pesa también en el alma!

Ella llegó un día con su carita triste. ¿Por qué estás aquí? –Pregunté en calma- Rompió en llanto profuso sin saber por dónde empezar: “Estoy enferma, muy enferma, ya no sé qué es lo que me duele más, si esta gastritis que me está matando o mi corazón cansado que ya no entiende de razones y siempre cede ante tanto chantaje emocional.

Desde que conoció a aquel hombre por internet, su vida dio un giro de 180 grados; él en otro continente, ella ni idea de lo que le esperaba, y ciertamente que surgió entre ambos ese “Flirting” que a ambos sacudió en su máximo esplendor, descubriendo que había química, compatibilidad de caracteres y nada que impidiera conocerse y ligarse como pareja.

Pero había que tomar en cuenta otros factores como: La cultura, el entorno, las costumbres, la comida, el valor de la moneda, los horarios, encima de la enorme distancia geográfica que los separaba físicamente, estaba la enorme diferencia de edades, él de 47, ella de 24, sin embargo no parecía importar mucho hasta que ella se conviertió en una víctima activa de la manipulación desmedida.

“Dime porqué no me respondes el WhatSapp”, “Tengo horas marcándote”, “Con quién estabas”, “Porqué te tardas tanto para contestarme”, “Seguro te fuiste con tus amigos y a mí me tienes aquí de tu pend… esperándote”. “O será que ibas en el bus y no podías responderme”, “Sí; seguro es eso, llegaste a tu trabajo y te llamó el jefe, no revisaste mis mensajes”, “O a la mejor te quedaste sin pila”, “Eres una descuidada”, “No te importa que yo me preocupe por ti”, “Así me pagas todo lo que estoy haciendo por ti”, “Viajé hasta tu país para verte y eso no significó nada para ti”, “Si me amaras ya te hubieras venido conmigo”, “No sé que voy a hacer sin ti”, “Ya no puedo vivir sin ti”, “No concibo la vida sin ti”, “Pero si me pasa algo tú tendrás la culpa”, etc.

Por Dios… ¡Ya Basta!

“Te he atendido en todas tus solicitudes las 24 horas de día durante tres años, incluso cuando estoy en mi trabajo, o si es de madrugada o estoy en la escuela o con mis amigos, te he escuchado, te he dado mis razones, te he explicado de mil maneras que no puedo estar al pendiente todo el tiempo de tu obsesión enfermiza, te he demostrado que te amo y que no tengo nada que ocultar, nada de qué avergonzarme y mucho menos nada de qué arrepentirme. Te he demostrado hasta la saciedad con mi cuerpo, con mi alma, con mi sentimiento y con mi razón, de que eres el amor de mi vida y a pesar de que encuentro hoyos negros en tu vida y muchas dudas, he confiado en ti y en lo que no puedo ver… ¡Te he aceptado tal como eres!, exigente, detallista, paranoide, posesivo, altanero y a veces hasta grosero e infantil, obsesivo compulsivo y algo más… Te he amado como si fueras un niño desvalido, te he comprendido y te he respetado, pero quiero que entiendas que yo no soy tu mamá, y que tampoco yo busco un padre en ti.”

Evidentemente se trata de una relación absorbente, codependiente, inmadura y enfermiza de parte de él, una relación delirante, castrante en la que el chantajeador asume el papel de víctima, cuando la verdadera víctima (que es ella), es la más afectada, pues tiene que ceder, soportar, entender, ponerse en el lugar del otro, escuchar sin replicar y tolerar por amor, con toda la paciencia del mundo, las bien sustentadas bases del enfermo intrigante con su percepción distorsionada y que encima de tantas exigencias, todavía se da el lujo de agregarle supuestos que no existen y generar en ella, culpas que no tienen razón de ser, olvidando el respeto, la delicadeza, las buenas maneras, pero sobre todo, obviando en todo momento su Trastorno Obsesivo Compulsivo que por supuesto no reconoce y que en tales circunstancias, será muy difícil poder confiar plenamente en él. ¿Cómo poner mi vida en manos de alguien que no está dispuesto a bajarse de su pedestal, que cuestiona, que limita, que exige atención exclusiva, no siéndole suficiente nada y que encima pretende que ella deje todo por él?... Puf, ¿De qué te dan ganas?

Claro está que la salud física y mental de la mujer en tales circunstancias se ha somatizado, presentando un alto riesgo psicosocial por el exceso de represión, el nivel tan alto estrés, la presión constante y la desesperación al grado de las lágrimas, de la ansiedad, del ataque de pánico, de la gastritis, de la colitis de la inflamación del colon, del dolor hepático, de la obstrucción intestinal, de la convulsión por fiebres y quien sabe qué tantas cosas más, hasta que MENTE-CUERPO Y ESPIRITU han llegado a límite: ¡YA BASTA!... ALERTA… O haces algo… o tendrás que hacerlo: ¡Es tu vida, o es la mía!

¿Qué harías tú en mi lugar?
Imagen

Autor: Doral.
(Derechos Reservados)





Diseño: "Doral"
Para Foroshoshan.com
Avatar de Usuario
Doral.
Forista Distinguida
Forista Distinguida
 
Mensajes: 3747
Registrado: Jue Dic 06, 2007 17:46
Ubicación: En la Aurora de la Luz Inmortal

Volver a Foro de Mujeres

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado